Desarrollo de Proyectos I+D+i

Destacamos

CREAS diseña, formula, gestiona y ejecuta proyectos de I+D+i, relacionados con el desarrollo, procesamiento, optimización y validación tanto de productos como procesos asociados a la Industria Alimentaria que está en la búsqueda de productos saludables/funcionales. Entre las líneas de I+D de mayor actividad destacan:

  • Desarrollo de tecnologías de manejo agronómico para obtener productos inocuos y con propiedades saludables en especies vegetales de interés agrícola
  • Desarrollo de nuevas tecnologías agrícolas asociadas a la protección ambiental y salud humana
  • Desarrollo y aplicación de procesos biotecnológicos para la producción de alimentos y productos saludables/funcionales
  • Desarrollo y aplicación de procesos físico-químicos para la producción de alimentos y productos saludables/funcionales
  • Desarrollo de procesos de preservación de alimebntos y productos saludables/funcionales bioacticos
  • Diseño y formulación de alimentos y productos saludables/funcionales
  • Determinación de bioactividad de alimentos

Existen dos modalidades para el desarrollo de proyectos de innovación empresarial en conjunto con el CREAS: 1.1.                 Proyectos con cofinanciamiento público sujetos a la Ley de I+D: El equipo de gestión del CREAS tiene experiencia suficiente para evaluar, postular y adjudicarse cofinanciamientos estatales para el desarrollo de proyectos de innovación con un mérito innovativo apropiado, que puedan solventar los gastos de I+D. 1.2.                 Proyectos privados sujetos a la Ley de I+D: Subcontratación del CREAS para la ejecución de proyectos con financiamientos 100% privados, sujetos a la Ley de I+D, lo que implica proyectos de innovación de rápida implementación. Con la nueva Ley de Investigación y Desarrollo (I+D) las empresas chilenas podrán utilizar un incentivo tributario para la inversión en I+D que rebajará, vía impuestos de primera categoría, el 35% de los recursos que destinen a actividades de investigación y desarrollo, ya sea realizada con sus propias capacidades como subcontratando a terceros (centros especializados). A su vez, el 65% restante, podrá ser considerado como un costo asociado a la generación de ingresos en la empresa, y por tanto, podrá ser descontado del flujo “antes de impuesto”, entregando un beneficio indirecto del 13%.